Pico Gilbo

Ruta: Pico Gilbo desde Horcadas
Fecha: 29 de junio de 2009

Teniamos ganas Taña y yo de dar una vueltecilla por la zona de Riaño, y se nos presentó la oportunidad al volver de pasar el finde en Picos de Europa, aprovechando que en Zamora el lunes era festivo.
Nos quedamos a dormir en el camping de Riaño, y cuando quisimos decidir qué ruta hacer, una preciosa silueta al otro lado del embalse nos despejó todas las dudas...
1

Estaba claro, al día siguiente nos íbamos al Gilbo!!!!
Después de desayunar nos dirigimos al pueblecito de Horcadas, y aparcamos el coche junto a la iglesia para comenzar a caminar por una pista ancha que parte allí mismo.
2

3

Casi desde el primer momento, las colosales Peñas Pintas nos hacen un llamamiento para la próxima vez... todo llegará
4

No tardamos mucho en dar vista a nuestro objetivo, que por esta vertiente presenta el aspecto de un alargado murallón rocoso, muy diferente a la puntiaguda silueta que veíamos desde Riaño pero igualmente bonito
7

6

Alguno no nos quitaba ojo... se ve que nos veía debiluchos y esperaba su oportunidad :D
5

Cuando nos parece oportuno, salimos hacia la izquierda de la pista por una amplia pradera, en la que encontramos un abrevadero
8

La aproximación al murallón del Gilbo desde Horcadas es corta pero muy bonita, y nos brinda escenas de absoluto relax
9

10

11


Llegamos ya a la base de la pared, aprovecharé esta foto tomada un poco antes para dibujar un croquis de la ascensión/trepada.
En azul, el itinerario más sencillo, atravesando desde la vertical de la cima en horizontal por una franja herbosa hasta un colladito, y de hay siguiendo los hitos en vertical hasta una pequeña brecha por la que se accede a la cresta.
En rojo, por donde subimos nosotros, ya que nos liamos con otra linea de hitos. Se acorta un poco, pero hay que echar alguna mano y tener cuidado con la hierba resbaladiza, por la subida azul sólo hay que usar las manos a partir del colladito herboso.
13

Esta es la pendiente herbosa que está marcada en rojo en el croquis, abajo en pequeñito se ve a Tanis dispuesta a empezar la ascensión
14

Pronto enlazamos con la subida más cómoda, se ve un claro senderillo que se dirige a un colladito colgado en mitad de la pared
15

Desde el colladito subimos utilizando en ocasiones las manos, para ganar la brecha que se ve arriba un poco a la izquierda, por la que accederemos a la cresta
16

La subida no es difícil, pero tiene su "ambientillo", el colladito ya va quedando abajo... y la pradera aún más
17

Últimos metros antes de ganar la cresta, aquí si hay que trepar un poco
18

Taña trepando
100_4487 []

Las vistas ya desde este punto son de caerse de espaldas!!
20

Tanis con las Pintas
21

Iniciamos el recorrido hasta la cima por la cresta, que la verdad es que me encantó
23

Una vista atrás de la cresta, el paisaje hermosísimo
22


Cada uno tenemos un punto débil, Taña le tiene pánico a las aristas, y parece decir: "por donde nos estamos metiendo??!!!", pero la superó con nota :D
100_4492 []

Ya queda muy poco para la cima, este es el punto más estrecho de la cresta, apenas dos pasos pero que hacen subir la adrenalina
26

Otra vista atrás con las Peñas Pintas al fondo
29

Tanis llegando a la cima del Gilbo
27

Cima del Gilbo con las Pintas al fondo... nos las traemos apuntadas jeje
40

La panorámica es impresionante, no conozco mucho, pero se distinguen Peñas Pintas, Llerenes, Yordas...
41

El emblemático Pico Yordas
42

Vistas hacia la cabecera del embalse, y las montañas de la izquierda supongo que será la zona del Pico Moro, Peña Rionda etc...
43

Amplísimas vistas hacia Riaño y el embalse
30

Detalle de Nuevo Riaño
44

También vemos el pueblo de Horcadas a vista de pájaro
28

En la montaña Palentina un gigante, el Espigüete no es capaz de sacudirse las nubes
45

Almorzamos un poco disfrutando de las increibles vistas, desde luego hay que venir más veces por aquí. La bajada la hicimos sin problemas, y esta vez no nos equivocamos al llegar al colladito y aprovechamos el senderillo que nos habíamos pasado al subir, mucho más cómodo
46

En poco tiempo llegamos nuevamente a las praderas, bajo la cima del Gilbo
47

La ruta no ha concluido, seguimos disfrutando de la tranquilidad de esta zona
48

49

Para llegar a Horcadas, tomamos un desvío de la pista que nos llevó esta vez por un bosquecillo al punto inicial
50

Y ya en Horcadas, nos dimos un homenaje en el restaurante del pueblo, que por cierto la dueña es una mujer encantadora y la comida es casera y para chuparse los dedos. Fue un final de ruta perfecto!!!

Saludinnnn!!!

1 comentario:

Joan González dijo...

Hola chicos... una ruta tranquila y equilibrada

salut
joan