Meapoco... y más

Fecha: 26 y 27 de diciembre de 2008

Son poco más de las ocho cuando nos juntamos en el puente sobre el Tormes, en Navalperal de Tormes. La mañana es típica de invierno castellano.... fría como el demonio!!, pero hay muchas ganas de andar y tras los saludos de rigor nos ponemos el traje "de faena" y comenzamos nuestra ruta a mano derecha tras cruzar el puente.
Siguiendo las indicaciones de "Cinco Lagunas", nos adentramos en la Garganta del Pinar, se agradece comenzar a subir para quitar el frío


Camino del chozo de La Barranca, nos encontramos más grupos de "montañeros"


Y muchas cabras desperezandose en los prados


Continuamos siguiendo las marcas PR de Cinco Lagunas, poco a poco el sol va entrando en la garganta


Pasado el chozo de la Barranca, donde hicimos una breve parada, seguimos adelante, ya con el solecito mañanero. Aquí está Jose, a la izquierda se ve la bonita portilla de Cinco Lagunas y el Picurucho


Poco después de este punto, abandonamos el PR que se dirige a nuestra izquierda a Cinco Lagunas, y tras cruzar el cauce nos adentramos en la Hoya de las Berzas por la derecha, para buscar la canal que sube a la portilla de Cantos Coloraos


El camino hasta el comienzo de la canal fue delicado, ya que había muchos huecos bajo la nieve entre los grandes bloques de piedra... eso sí, las vistas a nuestra izquierda eran preciosas, la Galana se veía espléndida


Por fin llegamos al inicio de la canal, y por fin nos libramos del sol que estaba apretando pero bien, vaya diferencia con el frío mañanero....
Así se veía la canal desde abajo


La cara de Javi lo dice todo.... a por ella!!!!!


Poco a poco, mejor dicho "zeta a zeta" vamos ganando metros sobre la Hoya de las Berzas


Más arriba, la canal se bifurca, nosotros fuimos por la parte izquierda, la más evidente en la foto


Aquí vemos a Txiqui en mitad de la canal, estábamos disfrutando como niños chicos!!


En la última parte, la canal era más encajonada y más bonita aún


Por fin alcanzamos la portilla de Cantos Coloraos, así se veía lo que habíamos subido desde arriba.... qué gozada, la verdad es que disfrutamos mucho


Levantando la vista veíamos la bonita mole del Cabeza Nevada


Y hacia el norte se veía el vértice del Meapoco, sólo nos quedaba caminar a media ladera y una breve subida para llegar allí


Mientras nos dirigíamos al Meapoco, teníamos esta bonita vista a la izquierda, se puede ver a lo lejos el Cancho, el Juraco y La Covacha y la Sierra de Béjar, y justo abajo el inicio de la Garganta de Bohoyo


Minutos después... sí foto=sí cumbre del Meapoco (Raúl, Miguel, Javi, Antonio, Tania, Jose, Txiqui y Oscar)


Impresionante la vista hacia Galana y Almanzor


Y no se quedaba atras la vista hacia el sur, con los Castillejos en primer plano


Ya "sólo" nos quedaba llegar al refugio de Regajos Largos.... ¿sólo?....ñejñej, bordeando Plaza de Toros muy bien, pero cuando quedaban 250 metros para el chozo.... no se ni cómo describirlo.... había que estar allí!!!! Caminábamos por la costra de nieve sobre un piornal, y cada dos pasos (literalmente) nos hundíamos hasta la cintura!!! Al principio nos dió la risa.... pero fue un suplicio llegar al chozo!!
Según el GPS, tardamos en recorrer 248 metros........ 29 minutos!!!!!!!!!!! Parecía una broma de cámara oculta...
Por fin, con mucho esfuerzo, llegamos al chozo ya atardeciendo


Por cierto, algún "simpático" se había dejado la ventana abierta.... y había entrado nieve al interior del chozo, costó un triunfo abrir la puerta, y suerte que el fondo del chozo estaba limpio..... a ver si aprendemos todos a dejar siempre los chozos bien cerrados, para que no entre nieve, lluvia, animales etc....

En cuanto al vivac jejeje, pues lo "normal": risas, charlas, cenamos "una miaja", y asistimos a un curso teórico-práctico de "zurcido y punto de cruz" impartido por la eminente Dra. Queen jajaja...... haber venido!!!!


Día 2
Bufff, si lo del día anterior llegando al chozo es difícil de explicar, lo de por la mañana es indescriptible....
Antes de mirar afuera el bramido del viento ya nos anticipaba lo que íbamos a encontrarnos: visibilidad=10 metros y una ventisca del demonio!!
Para postre, la temperatura era muy baja, y salir del saco fue una aventura. Los hornillos estaban congelados y no pudimos hacer café o infusiones (de todo se aprende, a partir de ahora siempre el hornillo a la funda durante la noche), las botellas de agua eran hielo y meter el pie en la bota era el "juego de la risa".
Estaba claro que había que salir de allí cuanto antes, la suerte es que Antonio y Malicioso conocían bien la zona y tenían clara la dirección a seguir. Nuestro objetivo era llegar a las Lagunillas y de allí alcanzar la garganta del Pinar.
No hay fotos, la cosa no estaba para bromas...
Salimos con los crampones puestos aunque no eran imprescindibles aún, pero si teníamos que ponerlos más adelante en medio de la ventisca podía ser tarea imposible.
Comenzamos a avanzar hundiéndonos igual que el día anterior, pero con el "extra" de la niebla y la ventisca. Bastante teníamos con no perder el equilibrio y no perder de vista al de delante.
Aun así, el ánimo era bueno, basta decir que de vez en cuando se oía a Miguel "canturrear alegremente" entre la ventisca.... jajaaj (vamos, que nos cagamos en tó lo imaginable)
Tras un rato duro y de mucho esfuerzo, comenzamos a bajar una pala que nos llevaría hacia las Lagunillas, por fin nos libramos de la ventisca y volvieron las ganas de "afotar"


Vaya fresquete hacía!!! Debajo de esos montones de ropa están Jose y Tania


Ya protegidos de la ventisca, continuamos descendiendo hacia la garganta del Pinar siguiendo el desagüe de las Lagunillas para enfilar a media bajada hacia La Barranca, que ya se veía allá abajo


Una vez a resguardo dentro del chozo, hicimos una parada para quitarnos los crampones y almorzar, y de paso comentar la ajetreada mañanita que llevábamos...
En la foto Jose y Txiqui


Javi y Tania


Miguel y Antonio


Y Raúl, al único que no conocía y fue un placer


Tras el almuerzo, otra vez tocó vestirnos de "marcianos" para continuar ya por sendero bien conocido hasta los coches.
La nevada le daba un toque "navideño" a la marcha




En algunos tramos se había formado hielo en el cauce de la garganta... que ya tiene que hacer frío para que se hiele con la corriente que lleva!


Llegando ya al final de la Garganta



El puente que cruza la Garganta en el inicio tenía ya 2-3 dedos de nieve, toda de esta mañana porque ayer estaba totalmente limpio, nos temíamos lo peor para subir con los coches por la empinada carreterucha que sube a Navalperal...


Un último vistazo atrás al salir de la Garganta, es el punto final a dos días de lujo a pesar de algún rato de apuro


Y para rematar hubo un poco de todo: cadenas para subir los coches al pueblo, cervezas, filetes, patatas, cafeses y muchas risas y buenos ratos.

Un saludinnnnnn!!!!!!!!!!!!

1 comentario:

Jairo dijo...

Muy bueno si señor, a mal tiempo...unas risas.
Hicisteis bien con acortar la ruta, que no estaba la cosa para bromas.

Un saludo